Ningún pacto con el enemigo

El mes de diciembre es un tiempo propicio para la preparación espiritual y piadosa para celebrar la Navidad y también la segunda y definitiva venida de Jesucristo. Es el tiempo del pesebre, que nos ayuda a meditar este gran misterio de la Encarnación del Verbo, que  en palabras de San Pablo: “se hizo pobre para que nos enriqueciéramos”.

La organización por parte de algunos de vosotros de una Hora Santa para orar por nuestros políticos ha sido todo un éxito, hasta en 8 pueblos y ciudades de nuestra patria se ha celebrado una. Gracias a todos por vuestra implicación. Sería bueno poder realizar un acto así cada año coincidiendo con la festividad de Cristo Rey.

¿Quieres echarnos una mano? Necesitamos voluntarios para llevar adelante estas y otras iniciativas. La mies es mucha pero pocos los jornaleros. Si te animas puedes contactar con nosotros contestando este correo.

Si cada uno asume un pequeño compromiso nuestra campaña puede crecer exponencialmente. Con los interesados tendremos una reunión próximamente. No es necesario desplazarse. Lo haremos por videoconferencia.

No olvidemos tampoco rezar por el político que tenemos asignado, así como por el político del día (dedicamos un día especialmente a cada uno de nuestros políticos). Los tienes publicados en las redes sociales y en nuestra página web. Puedes apuntarte a nuestro grupo de WhatsApp, con mensajes limitados que solo mandan los administradores (para ello puedes contestar a este correo indicándome tu número de teléfono).

Acuérdate de felicitar a tú político por su onomástica y aniversario. Algunos santos de este mes: Nuestra Señora del Sol, San Francisco Javier, Santa Bárbara, Inmaculada Concepción y Sagrada Concepción de la Virgen María, Virgen de Loreto, San Daniel, Nuestra Señora de Guadalupe, Santa Lucía, San Juan de la Cruz, Virgen de la Macarena, Santo Tomás, San Esteban y los Santos Inocentes.

Noviembre ha sido un mes nuevamente marcado por la pandemia y por la gran polvareda que ha levantado la ley de educación, llamada “Ley Celáa” por su autora, la ministra del ramo. Se trata de un ataque frontal a la enseñanza social, en su mayoría dirigida por congregaciones religiosas.

Las  primeras vacunas contra la pandemia han salido a la luz aumentando significativamente el valor en bolsa de las farmacéuticas implicadas. Normalmente se necesitan de 5 a 10 años para elaborar una nueva vacuna pero esta la han conseguido en tan solo 7 meses. Es una novedad porque en este caso la persona recibe material genético, es decir el arn mensajero actúa sobre el ADN. Nunca antes se ha probado esta técnica y se desconocen los efectos que puede producir a medio y largo plazo, pero a pesar de todo se especula sobre hacerla obligatoria. Al parecer algunas de ellas llevan tejido de bebé abortado.

Por otro lado sorprende las prisas del gobierno por vacunar a la población. En la agenda del Nuevo Orden Mundial está la necesidad de reducir la población mundial en un 15%, así se entienden las agresivas leyes contra la vida, aborto y la eutanasia, y los ataques contra la familia y la maternidad. En dicha agenda figura también la conveniencia de esterilizar a gran parte de la población. De pronto aparece una pandemia mundial y en poco tiempo una vacuna milagrosa.

Siguen las sospechas de fraude en las elecciones norteamericanas. Los medios se esmeran en criticar a Donald J. Trump y alabar a Joe Biden; pero lo cierto es que, digan lo que digan, existen en muchos estados más votos que electores. Al parecer algunos electores han votado en dos estados, mientras que en otros aparecen votos efectuados por difuntos. Los esfuerzos de los medios por ocultarlo se entienden porque se sospecha que ha habido elecciones fraudulentas también en Europa, Hispanoamérica y Canadá y quieren censurar el escándalo que produciría dicha noticia.

También este mes el gobierno ha claudicado frente a los separatistas, ha validado la ‘patada en la puerta’ de los inspectores fiscales, se ha plegado a negociar unos presupuestos según las condiciones de los herederos políticos de ETA y ha impuesto la comisión de la verdad censora. Es indignante ver como las cuentas que no reflejan el discurso oficial en las redes sociales son censuradas impunemente.

Curiosamente los medios oficiales tampoco hacen referencia al extraño juego político en el que Marruecos aumentó la extensión de sus aguas territoriales hasta 350 millas, englobando las aguas territoriales del archipiélago canario y, por supuesto, montañas subterráneas de gran valor económico. Tampoco que el Estado marroquí haya ha contratado prospecciones petrolíferas con empresas británicas.

En el mismo enclave el Frente Polisario ha entrado en guerra con Marruecos. Algunos consideran esta guerra la antesala de la invasión de Canarias por parte de Marruecos. Es preocupante la incesante llegada de pateras llenas de jóvenes marroquís en edad militar, con el pasaporte recién expedido, móviles completamente cargados y con los mismos teléfonos de contacto de Marruecos y de España, pero es mucho más preocupante la pasividad del gobierno ante esta amenaza. Mientras los medios nos muestran a pobres mujeres con sus bebes en brazos. La presión sobre Ceuta y Melilla tampoco cesa.

Para finalizar Turquía se alza como la gran triunfadora tras la agresión de Azerbaiyán contra Armenia. Una agresión que, según todos los expertos consultados por el analista internacional Victor Gaetan para National Catholic Register, evoca el genocidio de 1915 y va dirigido contra los armenios como pueblo cristiano. La evidencia de genocidio es especialmente terrible para los armenios porque sugiere que Azerbaiyán y Turquía no se detendrán hasta que hayan «limpiado» esta cuna de la cristiandad de su pueblo nativo.

Que todo ello no nos distraiga de nuestro objetivo que no es otro que rezar por nuestros políticos. ¿De qué forma sino vamos a cambiar este desolador panorama?  En los años 80 el P. José María Alba Cereceda S.J. respondía así ante nuestras preguntas: «Nosotros no somos ni de izquierdas ni de derechas, nosotros somos de Dios«. Y es que ni en las políticas de uno u otro bando está la salvación, esta solo puede venir de Nuestro Salvador. Y es por ello que nosotros no participamos de ninguna política que vaya contra la Ley de Dios. “Ningún pacto con el enemigo» nos solía decir también.

Luis Abeleira y todo el equipo de reza por un Político

3 comentarios en “Ningún pacto con el enemigo”

    1. Cuesta de entender. Algunos católicos dejan la fe para el domingo y no son capaces de comprender que ser católico es una forma de vida, un compromiso. Gracias por sus comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba